Menú
Web oficial

ORIGEN DE CANDELARIA Faranda Hotels & Resorts en España y Latinoamérica

Wifi gratis
Faranda Hoteles Rediseño -  -

ORIGEN DE CANDELARIA Faranda Hotels & Resorts

Faranda Hotels & Resorts

ORIGEN DE CANDELARIA

Julio 27 2019
Faranda Posts

Bajo la tenue luz de la luna, un barco velero navegaba a la deriva, y en medio de una tormenta, las olas del mar inundaron el Sakura Maru , el primer barco que había retado la maldición de escapar de las aguas japonesas.

El cielo se había oscurecido por más de 5 días y las estrellas no volvieron a aparecer.

“¿Dónde estamos, Capitán?”, preguntaban los 40 hombres que acompañaban aquella travesía que parecía más un castigo por haber escapado de tierras niponas.
En medio del silencio tras no hallar una respuesta en su guía, se vio un rayo caer en medio del océano y el barco empezó a moverse. “¡Es una sirena!”, gritaron los navegantes. Una mujer en cuyo cuerpo relucían escamas de colores y cuyos ojos brillaban como velas, los llevó hasta el puerto de El Callao, en Perú.

Los japoneses temían bajar del barco y no lo hicieron hasta ver los primeros destellos de la luz del sol. Al bajarse, fueron recibidos por los lugareños con canastas llenas de peces y otras criaturas del mar, que a los ojos de Ayami, el cocinero del barco, eran comparables con el oro; no veía la hora de empezar a fusionarlos para conseguir mágicas recetas ancestrales que saciarían el hambre de los tripulantes. Mezclando los ingredientes dio origen a la cocina Nikkei .

Muchas noches sentado en el puerto, Nameki, el capitán del barco, contaba la historia de la sirena a los campesinos del lugar, hasta que en una de ellas, aquella sirena volvió a aparecer. Él, asombrado, le preguntó: “¿Cómo te llamas?”, a lo que ella rápidamente respondió: “Candelaria es mi nombre, guardiana de la tierra y el mar. He venido a despedirme. Encuéntrame a orillas del mar Caribe en ‎Cartagena de Indias, una ciudad atesorada por las leyendas”.

Los japoneses no sabían cómo llegar hasta allá, pero Candelaria dejaría su rastro para que lo lograran. En medio del mar, encontraron velas como si fuesen faros y a lo largo de todo el recorrido un grupo de delfines alados y otros animales fantásticos los acompañaron en su camino. Luego de tres semanas navegando, lograron ver una ciudad rodeada de murallas.

Nameki y sus tripulantes se encontraron una ciudad en fiesta; tambores retumbando y una multitud en júbilo, los recibió en el Puerto de La Bodeguita, así como un grupo de piratas a quienes su espada iluminaba tanto como si estuviesen prendidas en fuego. En medio de la algarabía Nameki preguntó “¿Dónde puedo encontrar a Candelaria, una sirena que nos ha salvado, llevándonos hasta un puerto seguro? ¡Deseo con muchas ansias volver a verle!”.

“¿Candelaria?”, preguntó Luis de Heredia, el comandante del ejército que protegía la ciudad, ¿Te refieres a La Virgen de la que hoy celebramos su nacimiento?, Nameki comprendió que aquella sirena no había sido real, sino el milagro de La Virgen para salvarle a él y a su tripulación. Rendidos ante el cielo, cayeron de rodillas todos los marinos prometiendo a Candelaria con velones encendidos, su devoción. Así mismo, Ayami prometió cocinar por los siglos de los siglos para conmemorar el milagro que produjo la mezcla perfecta. Y así nació Candelaria, restaurante Nikkei , un milagro gastronómico.

Volver